Las videocámaras son una innovación bastante nueva, que solo se ha desarrollado en las últimas dos décadas, sin embargo, ese desarrollo ha sido rápido. En los primeros días de las videocámaras, inmensas máquinas montadas en plataformas con ruedas se movían torpemente por los estudios de televisión. Durante un período de años, la industria comenzó a hacer que sus cámaras fueran más versátiles, lo que inició un proceso que haría que la videocámara cambiara la forma en que vemos el mundo. Desde la cinta hasta el contenido digital, las videocámaras están ahí para capturar todas las ocasiones. Internet ha desempeñado su papel en la democratización del contenido de vídeo, y el negocio de las videocámaras sigue evolucionando.

Cámaras de vídeo para TV

Las videocámaras originales llegaron a los estudios de televisión a finales de la década de 1950. La primera videocámara usaba tubos de vacío que se calentaban increíblemente durante un período de tiempo. A medida que la innovación se aceleraba, los tubos se hacían cada vez más pequeños, lo que permitía que las cámaras a su vez se hicieran más pequeñas. Finalmente, los tubos de las videocámaras se sustituyeron por componentes de estado sólido y las videocámaras de TV se convirtieron en altamente portátiles. Debido a esto, tenemos la capacidad de capturar noticias a medida que suceden y eventos que de otra manera habrían pasado desapercibidos.

Videocámaras

Las videocámaras originales tenían que estar conectadas a máquinas de cinta para permitir la captura de imágenes. A pesar de que esto limitaba exactamente lo lejos que podían llegar las cámaras, creó entusiasmo en el mercado doméstico. A finales de la década de 1970, la lucha entre las compañías de cintas VHS y Betamax fue intensa y se produjeron videocámaras para ayudar a ambos lados a ganar la guerra de formatos. En 1982, Sony regaló la primera cámara Betamax a las organizaciones de noticias e introdujo el comienzo de las videocámaras compactas. En 1983, Sony refinó su cámara Betamax para el mercado de clientes y el dispositivo se hizo muy popular. En 1985, Panasonic había lanzado su videocámara VHS, que se hizo aún más popular (supuestamente debido a su aceptación por la industria del porno). Al final, el formato Betamax se eliminó en lugar de VHS, y las videocámaras de cinta pronto aparecieron en hogares de todo el mundo.

Cámaras de vídeo digitales

Sony también fue la primera en lanzar una videocámara totalmente digital con su cámara D1 en 1986. Sin embargo, el material de archivo D1 no estaba comprimido, lo que significaba que estaba limitado en la cantidad de video que podía grabar en una cinta solitaria. En 1993, Ampex lanzó la primera cámara de video digital comprimida llamada DCT, que permitía horas de grabación de video en una sola cinta. Esta innovación resultó en una gran cantidad de productos y desarrollo de Sony, Panasonic y otros. Las cámaras eran cada vez más pequeñas, pero la calidad y la resolución mejoraban debido a las técnicas de compresión.

Digital de primera calidad

Un salto colosal en la innovación de videocámaras ocurrió en 2000 cuando Sony desarrolló un nuevo formato que admitía video de alta definición. Esta innovación cambiaría por completo la cara de la producción de video y daría lugar a imágenes de televisión antiguas que parecieran muy embarazosas para una audiencia moderna.

No More Tape

En 2003, Sony dio un vuelco a la industria al lanzar la primera grabadora digital sin cinta. Para empezar, la Sony XDCAM era increíblemente cara, pero los precios bajaron pronto. En 2006, Sony, Panasonic y otros organizadores estaban produciendo formatos sin cinta para mercados profesionales y de consumo.

Las tarjetas SD y el futuro

Sony y Panasonic han abierto el camino para el video digital sin cinta y, a continuación, las innovaciones se redujeron hasta el punto en que el video HD estuvo disponible en teléfonos inteligentes. Otra gran innovación fue la llegada de las tarjetas SD de SanDisk, que permitieron grabar, quitar y reemplazar horas de video HD de la videocámara de una manera tan fácil como un pastel. Este pasante ha dado paso a la microSD, un formato similar pero mucho más pequeño, que permite colocar tarjetas SD en teléfonos inteligentes modernos para almacenar aún más videos. Las innovaciones más recientes incluyen 3D en 2010 y 4K Ultra HD para videocámaras y dispositivos más pequeños.