Establecido en tu fe:

Has madurado hasta el punto de que tu confianza en tu Padre es tan segura que puedes poner todo tu peso en Él sabiendo que no te defraudará (Mat. 11:28-30). Es fiel a Su palabra.

Rebosante de Gratitud:

Exceder, más allá de la esperada medida

Gratitud:

Literalmente, «dar gracias por la gracia de Dios.»

Rebosar de gratitud es dar a Dios un agradecimiento excesivo por Su gracia(Ef. 2:8-9! Agradeciéndole más allá de lo que se espera porque Él fue más allá de lo que se esperaba que te trajera Su gracia (Heb. 12: 2; Ef. 3:20)!!

Resumen:

Para resumir todo, recibimos escogiendo a propósito a Cristo y tomando lo que Él ha provisto para nosotros. Continúe en esta caminata todos los días. Nuestra caminata es un circuito, comenzamos en fe, amor y gracia; terminamos el circuito de nuestras vidas en fe, amor y gracia.

Jesucristo es nuestro fundamento, todo comienza con Su fe, amor y gracia, la obra terminada de la cruz. Esta base ayudará a que nuestras raíces se hundan profundamente para que podamos resistir los elementos o las tormentas de la vida. Una vez que nuestro fundamento está establecido, ahora podemos construir nuestras vidas a partir del mismo material del que nuestro fundamento está construido: Su fe, amor y gracia.

Con una base sólida y nuestras vidas construidas sobre Su fe, amor y gracia, podemos madurar hasta el punto de confiar plenamente en nuestro Padre Celestial. Tan plenamente, de hecho, que ponemos todo el peso de nuestras vidas en Él, confiando en que no nos defraudará.

Ahora es el momento de agradecerle profusamente por Su gracia que nos salva, nos sostiene y nos renueva.